¿Qué significa emprender?

De forma directa o indirecta, el espíritu emprendedor siempre ha estado presente a lo largo de mi vida, desde las tiendas de refacciones automotrices de mi abuelo en mi niñez, hasta las más de tres empresas que he visto nacer, crecer y morir al lado de mi padre.

Y el día de hoy que estoy embarcado en mi primer emprendimiento, me pongo a reflexionar sobre lo que representa el inicio de esta nueva etapa profesional y personal, y claro está, de todo a lo que me estoy enfrentando para intentar ser un empresario exitoso a los veinticinco años.

Todo comenzó cuando después de egresar de la universidad, se me presentó la oportunidad de integrarme al nada motivante pero si lucrativo mundo de la administración pública, la compensación económica era grande, si, pero al costo de la insatisfacción profesional que deriva de estar en un ambiente que sistemáticamente mata la iniciativa y te obliga ser parte de un entorno de corrupción, de envidias y de nula productividad.

Por lo que después de dos largos años en los que me mantuve en dicha posición, (y todo gracias a que pude pagarme la maestría de dicho trabajo) me encontré en la disyuntiva de cuál sería el siguiente paso en mi carrera profesional.

Regresar a la administración pública no era opción, estudiar otro posgrado siempre resultará atractivo, pero consideré que era tiempo de hacer redituar el tiempo, esfuerzo y dinero de la maestría que acababa de concluir, por lo que después de seis frustrantes meses de job hunting (Entrevistas con McKinsey, Deloitte, PWC entre otros) en los que desafortunadamente descubrí la enorme brecha existente entre los empleos de bajo y alto nivel, fue cuando me di cuenta que la opción que satisfacía todas mis necesidades profesionales siempre estuvo frente a mí, emprender.

No ha sido fácil, los problemas son muchos, la organización a veces es un caos, las obligaciones son diversas, las recompensas a veces pequeñas, aprender a administrar el tiempo y  saber priorizar actividades  y delegar toma lo suyo, pero el sentimiento de pertenencia y de crear algo tuyo es algo único que te motiva a seguir construyendo día a día el éxito de la empresa.

Tal vez aun no soy la persona más indicada para estar hablando sobre emprendimiento, pero desde mi óptica personal, emprender te cambia, te obliga a ser lo que normalmente no eres o no serías si continuaras tu carrera laboral en la seguridad de un pago fijo, si no eras puntual, te hace puntual, si no tienes personalidad de vendedor, te hace sacar el carisma, si no eras ahorrador, te hace valer cada centavo que gastas.

Aun no sé si el haber emprendido en este momento particular de mi vida haya sido la mejor opción, pero lo que sí puedo asegurar con certeza, es que esta decisión me está convirtiendo en un mejor profesional y en una mejor persona, ha cambiado en muchos sentidos mi forma de trabajar y la forma de ver y responder ante muchas situaciones que se presentan en el día a día de la planeación, organización, dirección y operación de un negocio. Y eso, no lo cambio por nada.

Rodrigo Correa San Martín. Licenciado en administración de empresas y maestro en economía y negocios, creador y dueño de @Suma_Mente, empresa dedicada a la asesoría para pymes y emprendedores. www.sumamente.com.mx

 

¿Te gustó? ¡Comparte!