Inversiones No Tradicionales

El ser humano tiende a centrarse en lo que conoce, se encuentra en nuestra naturaleza el miedo a lo desconocido, y en el mundo de las finanzas y las inversiones no es la excepción.

Cuando se trata de dinero, preferimos irnos a la opción segura, a lo que conocemos que funciona, aunque no por esto implique ser la mejor opción en la relación riesgo-recompensa.

Nos vamos con la cuenta de inversiones que viene ligada a la cuenta maestra que brinda rendimientos paupérrimos, caemos en la publicidad engañosa de los pagarés y certificados de depósito bancario que ofrecen tasas inferiores a los CETES, creemos que los bienes raíces son la única opción rentable.

Por lo que el objetivo principal de esta columna es presentar algunas opciones de inversión no tradicionales, que ya sea por el grado de especialización o la poca difusión que existe en nuestro país sobre las mismas, no son muy utilizadas por el inversionista mexicano, y lograr despertar la curiosidad por explorar y posteriormente, ¿por qué no? decidirse a invertir en una opción que antes no se tenía contemplada.

Modelo de franquicia como inversionista ausente

Hoy en día nos encontramos en el auge de las franquicias, modelos de negocio probados y reconocidos que ofrecen certidumbre y rentabilidad a cambio de regalías y cuotas de franquicia.

Pero dentro de este mundo se ha comenzado a desarrollar la figura de inversionista ausente, es decir, modelos de franquicias donde el franquiciatario no necesita estar involucrado totalmente en la operación diaria del negocio, únicamente aporta su capital para aumentar el número de unidades de una franquicia determinada, con un número de responsabilidades menor a la franquicia tradicional.

Futuros

Un contrato de futuros es un contrato o acuerdo que obliga a las partes contratantes a comprar o vender un número determinado de bienes o valores (el cual puede ser cualquier commodity, desde café, frijol, oro y plata hasta petróleo y gas por mencionar algunos) en una fecha futura y determinada, y con un precio establecido de antemano.

Estos contratos se negocian en lo que se llama mercado a término o mercado de futuros, cabe mencionar que es una transacción meramente financiera en el que lo que realmente se negocia es la volatilidad de los precios y no el bien físico en sí.

Las operaciones deben realizarse a través de un brocker y una casa de bolsa, pero se debe tener un cuidado especial al evaluar esta opción de inversión ya que se utiliza mucho para especular y obtener ganancias a corto plazo, por lo que se debe estar consciente de la máxima financiera que nos dicta que a mayores rendimientos, mayores riesgos.

Capital de Riesgo

En su versión más simple, el capital de riesgo consiste en la participación accionaria en el capital de empresas cuyas acciones no están listadas en los mercados públicos y generalmente son empresas nuevas, innovadoras y típicamente del ramo tecnológico que tienen altas probabilidades de crecimiento exponencial y que requieren de capital para desarrollarse o expandirse, ofreciendo tasas de rendimiento muy por arriba del promedio.

Usualmente, los fondos de capital de riesgo tienen un horizonte de inversión de tres a siete años, buscando liquidar su participación accionaria mediante una venta (a un competidor o a otros fondos de capital privado, por ejemplo) o una oferta pública inicial de acciones (IPO).

El capital de riesgo es una clase de activo atractiva no solo por generar mayores rendimientos sino también porque es una manera de diversificar el portafolio de inversión de sus inversionistas y permite aprovechar oportunidades que no están disponibles para los mercados públicos, y esto significa, apostarle en sus etapas tempranas al próximo FedEx, Google, Apple, Starbucks, Intel por mencionar algunas empresas que lograron despegar gracias al capital de riesgo.

Estoy consciente de que existen diversas estrategias de inversión así como distintos perfiles de inversionistas, pero entre más opciones conozcamos del universo de posibilidades, nuestra toma de decisiones se volverá más selectiva y efectiva, y con ello tendremos mejores posibilidades de encontrar el portafolio de inversión ideal que cumpla con nuestros objetivos financieros.

ME Rodrigo Correa San Martín

 

¿Te gustó? ¡Comparte!