Finanzas Personales; conquistando demonios

Uno de los mayores frenos que tiene la economía mexicana en la actualidad es la renuencia, ya sea por la desinformación, la desconfianza o simplemente la aversión al riesgo con la que el mexicano en general se ha enfrentado históricamente a la hora de administrar sus finanzas personales. Desde una falta de cultura del ahorro, a una mala planeación y ejecución financiera, la realidad es que la sociedad mexicana no ha sabido sacarle el provecho y explotar el potencial de una economía estable – al fin – y de un sistema financiero consolidado que puede permitir no solo el ahorro, sino también la inversión y el aumento del capital como consecuencia de un buen manejo y planeación.

Para llegar a dichos resultados, el mexicano debe perderle el miedo a dos cosas principalmente; el temor a los números, a aprender conceptos básicos de matemáticas financieras y herramientas tanto técnicas como tecnológicas que le permitan ya sea a elegir una tarjeta de crédito, un préstamo personal, un crédito hipotecario o cualquier producto financiero en las condiciones ideales para no mermar ni poner en riesgo su libertad financiera y la de su familia.

Por otra parte, se debe perder el miedo al riesgo, la mentalidad de tener el dinero bajo el colchón es una falacia de épocas pasadas en las que las constantes crisis e inestabilidades por las que atravesó el país derivó en ese tipo de conductas que lo único que hacen es perjudicar a la economía en su conjunto. Es tiempo de aprender que el dinero siempre debe estar trabajando para hacer más dinero. La intención de ésta, y de mis columnas posteriores, será compartir con usted lector, tips, consejos y conocimientos de finanzas personales así como de economía, inversiones y negocios para ayudarlo a mejorar en la toma de decisiones, así como a su vez ampliar su panorama y lograr ese cambio de mentalidad que nos haga progresar como país y como sociedad a través de la economía, y para ello, debemos conquistar unos cuantos demonios.

ME Rodrigo Correa

¿Te gustó? ¡Comparte!