El Mundo en 2032

De acuerdo al reporte especial realizado por KPMG, el gigante holandés de servicios de auditoría y consultoría fiscal y financiera, los gobiernos de todo el mundo tendrán que hacer frente a nueve factores cruciales que moldearan el desarrollo social, político y económico en los próximos dieciocho años.

1. Demografía. Una población con esperanza de vida cada vez más alta, sumado a una disminución en la tasa de natalidad representarán un reto para la solvencia de los sistemas de seguridad social y de salud.

Un problema ya real en países como Estados Unidos y España, donde las políticas de corte izquierdista han resultado ser insostenibles en el largo plazo, lo cual conlleva a una desestabilidad en las finanzas públicas que se puede traducir en crisis económicas.

2. Empoderamiento del individuo. Los avances en la educación, salud y tecnología, aunados al crecimiento de la clase media, empoderan a los individuos, lo cual ocasionará mayores niveles de criticismo a los gobiernos, ello conducirá a una mayor vigilancia de parte de la administración pública.

Otro punto que ya se comienza a ver actualmente, como la reciente prohibición del uso de twitter por parte del gobierno turco, el escándalo de la Agencia Nacional de Seguridad  y John Snowden, así como la constante supervisión a las redes sociales en países como Rusia, China y Venezuela.

3. Acceso a la tecnología. Una nueva ola de avances en tecnologías de la información creará diversas oportunidades que tendrán implicaciones en la forma de hacer negocios, en las comunicaciones y por último, en las economías.

Google Glass, Oculus Rift, impresoras 3-d, secuencia personal del ADN, nanotecnología avanzada, autos sin conductores,  inteligencia artificial a gran escala, son solo algunas de las tecnologías más importantes que terminaran por desarrollarse de manera efectiva en los próximos años, muchas de las cuales podrían cambiar al mundo como lo conocemos.

4. Interconexión económica. Se intensificará el intercambio comercial y los flujos de capital, lo que generará la oportunidad de sacar de la pobreza a millones de personas.

Con las economías desarrolladas proyectadas con niveles de estabilidad con bajo crecimiento, serán los países emergentes los destinos favoritos de los inversionistas internacionales, lo cual conllevará  a una inversión y desarrollo.

 5. Deuda pública. Si no se aborda, dañará la capacidad de los gobiernos para responder a los desafíos socioeconómicos.

Países como Japón (más del 200% de deuda pública como porcentaje del PIB), Estados Unidos (106%), Italia (126%) y Grecia (158%) presentan ya un grave problema de endeudamiento público, sin embargo, ya se han comenzado a tomar medidas  al respecto, tales como la iniciativa de la comunidad europea para poner un porcentaje máximo de deuda pública en la constitución de cada país miembro, esto con el objetivo de no tener que volver a afrontar una crisis como la que atraviesa Europa los últimos 4-5 años.

6. Cambio en el poder económico. Las naciones emergentes volverán a cobrar un papel fundamental en la economía global a partir del avance de la clase media.

Para el 2032, China habrá sobrepasado a los Estados Unidos como la economía más grande del mundo, por otra parte, la anexión de la región de Crimea por parte de Rusia es un mensaje al mundo acerca del cambio de protagonistas que sufrirá el escenario global en el futuro cercano.

7. Cambio climático. El alza de las emisiones de gas invernadero es causa del cambio climático y genera una compleja mezcla de cambios impredecibles en el ambiente que deben atenderse.

Terremotos, tsunamis, tormentas polares, estaciones cada vez más extremas son el resultado de una combinación de efectos naturales y efectos causados por el hombre, cuyos efectos no pueden ignorarse más tiempo y deben desarrollarse soluciones en forma de tecnologías verdes y uso de energías renovables.

8. Escasez de recursos naturales. El crecimiento demográfico global  generará una enorme tensión en torno al suministro de agua, alimentos, tierra fértil y energía.

Se estima que para el año 2030 la población total del planeta alcance la increíble suma de 8,400 millones de personas, comprometiendo y encareciendo la disponibilidad de recursos.

9. Urbanización. Casi dos tercios de la población mundial residirá en ciudades.

La urbanización crea importantes oportunidades para el desarrollo socioeconómico y un estilo de vida sostenible.

Como se puede apreciar, el mundo enfrentará retos difíciles en ámbitos muy diversos, por lo que es primordial preparar y plantear soluciones que nos permitan aspirar a un futuro próspero.

M.E. Rodrigo Correa San Martín

¿Te gustó? ¡Comparte!