El Costo del Congreso Local en México

El mexicano tristemente tiene una memoria corta, en gran parte debido a la falta de interés general en los asuntos públicos provocada por la necesidad de atender otras prioridades que evitan que el ciudadano promedio sea crítico y participativo del sistema y de las decisiones que dictan el rumbo del país.

Actualmente se encuentran en funciones 1,125 diputados locales a lo largo y ancho de México cuya función, -teórica-, es expresar y proteger los intereses y demandas de los ciudadanos. Sin embargo, al día de hoy no existen los mecanismos de transparencia y acceso a la información clara y completa necesaria para poder conocer y evaluar el desempeño legislativo a nivel local.

Al revisar a detalle los números publicados en el Informe Legislativo 2016 realizado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (http://imco.org.mx/politica_buen_gobierno/41637/),  se pone en evidencia -una vez más-  la incongruencia, el despilfarro, la poca o nula transparencia además de la ineficiencia e ineficacia que se vive día a día en los congresos locales de las 32 entidades federativas del país.

Esto no solo es preocupante, sino alarmante tomando en cuenta que en 2015 los congresos locales le costaron a nuestros impuestos la friolera cantidad de 10,500 MDP, gastando en promedio el 57.75% del mismo en gasto burocrático (comprendido por salarios, prestaciones y bonos),  a un ritmo de 5MDP por cada una de las 2106 sesiones legislativas (65 sesiones legislativas en promedio por Estado) y de las cuales únicamente emanaron como fruto del trabajo legislativo del 2015, 2830 proyectos de ley, es decir que cada iniciativa de ley le costó al país en promedio 3.5MDP.

Después de analizar dicho informe, como ciudadano preocupado no puedo evitar hacer los siguientes cuestionamientos; ¿Qué retorno de inversión ha recibido la ciudadanía? ¿Qué resultados medibles, cuantitativos y cualitativos se han obtenido de los proyectos de ley aprobados? ¿Cómo se puede evaluar de manera individualizada y estandarizada a cada uno de los congresistas? ¿Quién evalúa el desempeño de los congresos locales? ¿Es el mejor uso que le podemos dar a 10,500 MDP vistas las necesidades y carencias existentes en el país? ¿El sistema legislativo actual es la mejor manera para producir la legislación que el país necesita?

Desgraciadamente, la respuesta a estos cuestionamientos y a muchas preguntas más no podrán ser contestadas hasta que tengamos una transparencia y un acceso a la información que verdaderamente sea útil para poder encausar el trabajo legislativo por y para el bien común del país.

A continuación se presenta una tabla donde se muestran los principales indicadores que ponen en evidencia la enorme carga financiera así como la ineficacia e ineficiencia de los congresos locales para el ejercicio 2015:

Costo congreso

El cambio inicia por cuestionar, por preguntar, por criticar constructivamente, por proponer y por involucrarse. Y lo que es un hecho es que México necesita desesperadamente cambiar la paupérrima realidad de su trabajo legislativo.

M.E. Rodrigo Correa San Martín

¿Te gustó? ¡Comparte!