Crowdsourcing, Creación Colectiva

Crowdsourcing, del inglés crowd (multitud) y outsourcing (subcontratación), que se podría traducir al español como colaboración abierta en masa, consiste en externalizar tareas que, tradicionalmente, realizaba un empleado o contratista, a un grupo numeroso de personas o una comunidad, a través de una convocatoria abierta.

Una de las razones por las que el crowdsourcing tiende a ser tan exitoso y popular depende esencialmente del hecho de que, debido a que es una convocatoria abierta a un grupo indeterminado de personas, reúne a los más aptos para ejercer las tareas, para responder ante problemas complejos y contribuir aportando las ideas más frescas y relevantes.

La clave radica en que la gente participa de manera voluntaria, lo cual implica un grado de creatividad y de trabajo sin las restricciones y limitaciones a las que se vería sujeto en un modelo tradicional.

Se utiliza en diversos campos, entre los cuales destacan principalmente:

  • Desarrollo de nuevas tecnologías
  • Elaboración de proyectos de diseño y arte gráfico
  • Ayudar a capturar, sistematizar o analizar grandes cantidades de datos
  • Resolución de problemas sociales, públicos, económicos, matemáticos, informáticos y de cualquier otra índole
  • Participar en la comercialización de una marca

Entre los ejemplos más icónicos de esta forma creativa de creación colectiva se encuentran:

  • Doritos – En 2006, los fans de Doritos diseñaron sus propios anuncios para tener la oportunidad de ganar un viaje para ir a ver el partido, 25.000 dólares en efectivo y ser uno de los anuncios de la Super Bowl.
  • Lego Cuusoo - Lego cuenta con un sitio web donde invita a desarrollar ideas y proyectos que luego produce, es decir, adquiere las ideas de sus próximos productos de sus mismos clientes sin gastar un solo centavo. Simplemente una genialidad.
  • British Petroleum – Tras el accidente del Golfo de México planteó una iniciativa de crowdsourcing para recopilar posibles soluciones. Recibió más de 120.000 aportaciones.
  • Linux – Considero el paradigma del software libre y colaborativo, es un sistema operativo de código abierto en el cual la programación es realizada por sus usuarios, lo que da lugar a una creatividad sin restricción.


Como se puede observar, las aplicaciones son muy diversas pero coinciden todas en dos puntos fundamentales, el involucramiento voluntario de una audiencia identificada y el objetivo de crear una solución que resuelva una problemática que únicamente a través de la convocatoria abierta puede encontrarse.

M.E. Rodrigo Correa San Martín

¿Te gustó? ¡Comparte!