Competitividad en México

En la preparación para una de mis cátedras, decidí investigar el reporte de competitividad global 2013-2014 que emite anualmente el World Economic Forum (WEF), cuya finalidad es la de analizar los diversos pilares que afectan tanto positiva como negativamente a la competitividad de los 148 países participantes, así como ofrecer una visión comparativa entre las diversas economías.

México ocupó el ranking número 58 de 142 en la edición 2011-2012, posteriormente, dio un salto de calidad significativo al subir cinco peldaños para ubicarse en el número 53 de 144 en la edición 2012-2013, por lo que fue una desagradable sorpresa descubrir el retroceso sufrido en la edición más reciente, al caer al puesto número 55 de 148 y peor aún, con la misma calificación (4.3/7.0) que en el año 2011.

El estudio se compone de doce pilares fundamentales, siendo estos;

  • El marco de las instituciones entre las cuales interactúan los individuos, las empresas y el gobierno para generar riqueza.
  • Extensión y  eficiencia de la infraestructura.
  • Estabilidad del ambiente macroeconómico.
  • Calidad de la educación básica  y los servicios de salud.
  • Nivel de calidad en educación superior y capacitación.
  • Eficiencia y estructura del mercado de bienes y servicios.
  • Eficiencia del mercado laboral.
  • Nivel de desarrollo del mercado financiero.
  • Adaptación a nuevas tecnologías.
  • Tamaño del mercado/economía.
  • Grado de sofisticación en las prácticas de las empresas.
  • Innovación tecnológica y no tecnológica.

A su vez, el estudio clasifica a los países de acuerdo a su calificación final en tres categorías que reflejan el estado de desarrollo en el que se encuentran, pudiendo ser economías impulsadas por los factores en su nivel básico, impulsadas por la eficiencia en un nivel intermedio, hasta llegar a los países impulsados por la innovación.

En lo que respecta a México, su calificación general de 4.3/7.0 lo ubica en transición entre las economías impulsadas por la eficiencia y las impulsadas por la innovación, sin embargo, a pesar del buen ranking en puntos específicos como la calificación crediticia del país (36 de 148), inversión extranjera directa (16 de 148) o la solidez de sus bancos (30 de 148), existen focos de atención que vale la pena analizar más a fondo por el impacto que tienen sobre la competitividad y la productividad en nuestro país.

 Entre los puntos más críticos se destacan los siguientes puntos:

  • En cuanto a los costos de los negocios relacionados con la delincuencia y la violencia, ocupamos el lugar 139.
  • Crimen organizado, 143.
  • Fiabilidad en los servicios policiales, 126.
  • Calidad de la educación primaria, 124.
  • Calidad de la educación en ciencias y matemáticas, 131.
  • Efectividad de las políticas anti-monopolios, 114.
  • Tasa total de impuestos, como porcentaje de los ingresos, 119.
  • Desvío de recursos públicos, 105.
  • Nivel de confianza en los servidores públicos, 105.

Aunado a lo anterior, el estudio también ofrece el resultado de una encuesta en la que se catalogan los factores más problemáticos para hacer negocios en el país, siendo los primeros cinco en orden, la corrupción, el crimen organizado y la violencia, la ineficiencia de la burocracia gubernamental, las regulaciones fiscales y por último el acceso al financiamiento.

No es coincidencia que la realidad por la que atraviesa México actualmente se vea altamente reflejado en un estudio complejo como este, y que la suma de todos estos factores estén impidiendo el desarrollo efectivo y eficiente de la economía y por ende, de la competitividad mexicana.

Lo verdaderamente grave del asunto es que nuestro país está comenzando a ser rebasado por economías que han sabido sobreponerse a sus respectivas problemáticas y progresar en el terreno de la competitividad, tales como Costa Rica (54),  Barbados (47), Panamá (40), Tailandia (37) y Chile (34), por lo que México debe encontrar la forma de superar sus adversidades que lo conlleven a un desarrollo y progreso sin retrocesos.

M.E. Rodrigo Correa San Martín

¿Te gustó? ¡Comparte!