20 Reglas de Oro

Si en el mundo de las finanzas en verdad existieran reglas de oro, todos seriamos ricos.

Sin embargo, cuando el que las dicta es nadie más y nadie menos que el mismísimo magnate y as de las inversiones, Warren Buffet, es necesario prestar mucha atención.

  1. No invierta en un negocio que no entiende.
  2. Si no puedes ver caer un 50% tu inversión sin pánico, no inviertas en el mercado de valores.
  3. No intentes predecir la dirección que tomará el mercado de valores, la economía, las tasas de interés o las elecciones.
  4. Compra compañías con buen historial de beneficios y posición dominante de mercado.
  5. Sé temeroso cuando otros son codiciosos y sé codicioso cuando otros son temerosos.
  6. El optimismo es el enemigo número uno del comprador racional
  7. Desarrolla la capacidad de decir “no”.
  8. Gran parte de éxito puede atribuirse a la inactividad, no compres y vendas constantemente.
  9. Las oscilaciones salvajes de precios están más relacionadas al comportamiento de los inversionistas que a los resultados empresariales.
  10. Un inversionista necesita hacer muy pocas cosas bien si evita grandes errores.
  11. No tomes seriamente los resultados anuales, sino los promedios de cuatro o cinco años.
  12. Céntrate en el retorno de la inversión, el nivel de endeudamiento y los márgenes de beneficio.
  13. Invierte a largo plazo.
  14. Es absurdo el consejo de que “nunca se quiebra tomando un beneficio”.
  15. El mercado de valores es maniaco-depresivo.
  16. Compra un negocio, no alquiles las acciones.
  17. Busca empresas con mercados amplios, fuerte imagen de marca y consumidores fieles.
  18. Son interesantes aquellas compañías con marcas consolidadas que están infravaloradas por dificultades transitorias; aprovecha los mercados bajistas.
  19. Busca compañías con gran capacidad de generación de efectivo y que, una vez en marcha, no necesiten grandes reinversiones.
  20. Mientras más absurdo sea el comportamiento del mercado, mejor será la oportunidad para el inversionista metódico.

Como pueden apreciar, son reglas nada complicadas (en teoría) que siguen los principios del “value investing”, es decir, guiarse por el análisis cualitativo y cuantitativo de las inversiones.

Para tener una mejor idea de la práctica, su conglomerado Berkshire Hathaway tiene inversiones en empresas que cumplen con sus veinte reglas de oro, tales como Coca-Cola, Gillete, Johnson & Johnson y American Express entre otras.

Como todo en la vida, la relevancia de estas veinte reglas radica en poder aprender de las experiencias y casos exitosos del pasado y el presente, y quien mejor para aprender, que del bien llamado “Oráculo de Omaha” y su fortuna estimada en $61 mil millones de dólares.

M.E. Rodrigo Correa San Martín

¿Te gustó? ¡Comparte!